Los libros antiguos más valiosos

Los libros antiguos tienen un encanto fuera de lo común, que seduce tanto a coleccionistas como a particulares que no conocen las antigüedades. Estos libros antiguos, codiciados por los entendidos, también son muy preciados por personas que quieren hacerles un hueco en su biblioteca, aportando carisma e historia.

Pero además de innegable encanto, un libro antiguo cuenta de un valor económico que va en función de los propietarios que ha tenido. También, cómo no, de su edición o fecha de lanzamiento, su  rareza y el estado de conservación. No siempre es sencilla la  tasación de los libros antiguos, tal y como explica Antigüedades  San Francisco, experimentados anticuarios de Barcelona. Para ellos, los libros antiguos son precisamente  uno de los objetos de coleccionismo más  interesantes. Más allá del placer de coleccionar, “un libro antiguo representa interés por  la historia, así como amor por la literatura y las pequeñas obras de  arte”, afirman estos expertos en libros antiguos en Barcelona. 

Vamos a ver cómo se lleva a cabo la tasación de estas perlas del pasado, así como algunos de los libros antiguos más valiosos del  mundo.

La tasación de los libros antiguos

En algunos casos, son ambas cosas: el valor de alguno de estos  ejemplares alcanzan cifras astronómicas. Pero veamos antes cómo funciona la tasación de los libros antiguos, tal y como recomienda Antigüedades San Francisco.

La  tasación de libros antiguos debe estar a cargo de profesionales especializados, muy cualificados,  y preferiblemente libreros de profesión. Los profundos conocimientos y dilatada experiencia de estas personas, habituadas a moverse en el mercado de libros antiguos, posibilitan que determinen de forma inmediata su valor. Por eso los anticuarios profesionales dedicados a la compra venta de libros antiguos, como Antigüedades San Francisco, colaboran con expertos libreros para una impecable tasación.

Joyas de valor incalculable

Y hablando de tasaciones importantes, en nada menos de 7 millones de dólares fue tasado en 1998 “Los cuentos de Canterbury”. Se trata de la primera obra escrita en inglés por Geoffrey Chaucer,  datada de finales del siglo XIV.

La primera publicación de la colección de obras teatrales de Shakespeare, el “First Folio”, con una edición de mil copias, se tasó en 5,5 millones de dólares. 

Superando probablemente todos los récords, el “Código Leicester”, compendio de documentos dibujos  y bocetos de  Leonardo DaVinci, se tasó en 30.8 millones de dólares. El volumen consta solamente de 72 páginas sobre diferentes temáticas que interesaban al autor, y el afortunado comprador del volumen fue Bill Gates. 

A 14,165 millones de dólares ascendió el precio de un Libro de  salmos de 1640, catalogado como el primer libro impreso en  EEUU  y el más caro vendido durante una subasta.

Estos son algunos de  los ejemplares de libros antiguos más famosos del mundo, principalmente por su altísimo valor. Pero como ya  hemos dicho, más allá del  valor material del objeto,  los libros antiguos inspiran otras gratas sensaciones difíciles de cuantificar.

Lectora voraz desde que era una niña, pronto aprendió a contemplar el mundo con la mirada entre curiosa y soñadora de quienes aman la literatura. Algunas de las horas más gratas de su vida las ha pasado sumergida entre las páginas de un libro, pero sin renunciar por ello al "mundanal ruído". Porque también aprendió tempranamente que, la única forma de entender la mayoría de las historias, es viviéndolas.