Certina: Relojes suizos de alta calidad

Un reloj Certina siempre es sinónimo de calidad, por lo que su adquisición supone una buena inversión. Las historia de estos relojes suizos Certina se remontan a la ciudad suiza de Grenchen en 1888. Allí los hermanos Alfred y Adolf Kurth, abrieron varios talleres de relojería, creando la marca “Grana”.

No fue hasta 1930 que la marca se llamó Certina, nombre derivado de la palabra “certus”, que significa “seguro”. Otra ventaja de este nombre es que se pronunciaba con facilidad en todos los idiomas: así nació el primer reloj Cetina. Se registró con ese nombre en 1939 y se eligió como única marca en 1949.

En 1959 apareció el Certina automático DS Concept, con nuevos estándares de resistencia para toda una nueva generación de relojes. En 1972 Certina había crecido tanto que daba trabajo a 900 trabajadores y producía unos 600.000 relojes anuales.

Con la llegada de los años 80 y la crisis del cuarzo, la marca suiza sufrió un revés importante del que le costó recuperarse. Pero hoy en día, como consecuencia de  la importante demanda relojes automáticos asequibles, la marca ha  experimentado una importante recuperación. Hoy por hoy, siendo una de las marcas más importantes del grupo suizo Swatch, del que forma parte desde 1983. 

 

Cómo es un reloj Certina

En la joyería relojería Laguarda de Barcelona, maestros joyeros artesanos desde 1909 y con tienda de relojes online de las mejores marcas, son también distribuidores oficiales de los relojes Certina. Como buenos conocedores de la marca suiza, explican algunas particularidades de la misma para hacerse una idea de lo que supone tener un reloj de esta marca. 

Durante su historia los relojes Certina DS han acompañado a exploradores y aventureros en importantes expediciones,  superando las condiciones extremas más duras. Tal y como ocurrió en 1960, cuando un  Certina DS fue el reloj escogido para acompañar a la primera expedición que ascendería con a  uno de los picos del Himalaya con 8.167 metros de altura. El reto  fue superado con éxito, tanto por los expedicionarios como por el reloj.

Igualmente fueron varios relojes de esta marca los escogidos  seleccionados en diferentes expediciones al fondo marino, como la del Sealab II en 1965. También para el experimento submarino de Tektite en 1969, donde destacó  el Certina DS-2 Super PH 500 M como gran innovador.

El reloj Certina también ha llegado al Monte Everest, y lo hizo durante la expedición del esquiador japonés Miura. Este deportista consiguió un descenso desde una altitud de 8000 metros con un DS-2 Chronolympic en su muñeca.

Filosofía y pasión de una marca

Fiabilidad – precisión – innovación: estos Los principios clave de Certina son: fiabilidad, precisión e innovación. Así es como han podido consolidar su presencia en el sector relojero internacional como una de las marcas de relojería de mayor tradición en Suiza.  

La marca de relojes Certina está muy vinculada a  los deportes de motor, con los que comparte  tecnología líder,  innovación y  precisión, todo ello crucial para alcanzar los mejores resultados.  

Certina dispone de un amplio catálogo de relojes suizos tanto de mujer como de caballero y en Laguarda Joyeros, como distribuidor oficial, disponen de las últimas novedades de relojes Certina tanto en su tienda física como en su tienda online. 

This post is also available in: English

Lectora voraz desde que era una niña, pronto aprendió a contemplar el mundo con la mirada entre curiosa y soñadora de quienes aman la literatura. Algunas de las horas más gratas de su vida las ha pasado sumergida entre las páginas de un libro, pero sin renunciar por ello al "mundanal ruído". Porque también aprendió tempranamente que, la única forma de entender la mayoría de las historias, es viviéndolas.